Hijo de la Chingada

¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos.


Quien me lea desde hace mucho y tenga buena memoria, recordará cuando él apareció en éstos lares... Algunos de los lectores que teníamos en común han optado por alejarse de los blogs o que se yo, el caso es que pues siempre nos causó gracia el comentario hecho por mi querida Jolie sobre la relación entre nuestros pseudónimos: 'Pinche Viejo Hijo de la Chingada'. En aquel entonces llegamos a platicar, a seguirnos con cierto interés pero antes de tener oportunidad de cualquier cosa que fuera más lejos que la carrilla a mi me cautivó un hombre maravilloso... y me enamoré. Y él, siendo todo un caballero, prefirió marcharse antes de ponerme en una situación comprometedora o arriesgarse a algo de lo cual no sabía si saldría avante.

A pesar del ser el mismo oceano no es el mismo mar.
Ojalá hubiera tenido lo huevos para decirte lo que siento pot ti... el hubiera no existe
Ojalá estuvieras aquí.

Se fue, vivió, viví. Siguió sus estudios, estuvo con alguien, se enamoró de aquella ciudad a la cual anhelaba volver. Seguí mi trabajo, me enamoré de un hombre y descubrí una fasceta del amor que pensé que jamás tendría. Revisaba su blog ocasionalmente y nada, hasta que dejé de hacerlo. Él me buscó en otra dirección y tampoco leyó algo mío, así que dejó de hacerlo.

Un día en twitter, con otro usuario, comentó que cuando yo tenía un blog, él me leía y éramos amigos, sólo que yo no lo recordaba. Inmediatamente vinieron a mi mente 'alguien está rayando mis cuadernos' y 'carnalito y compartidor de la misma madre', se lo dije y si, pues resultó ser él. Empezamos a platicar y cuando nos dimos cuenta pasábamos juntos todo el día, poniéndonos al corriente con nuestras vidas, sorprendiéndonos de lo similares que éramos pero también de lo repinches diferentes.

Era un cabrón en toda la extensión de la palabra: decidido, fuerte, culero, ojete, eficiente, capaz, sarcástico, grosero, eficaz... noble, tierno, romántico. Cuando estábamos juntos reía tanto que le dolía la cara, hablaba como jamás lo había hecho y de cosas tan diametralmente opuestas que nos hacía sorprendernos más de como vagábamos por nuestras vidas, la ciencia, las ideas, la física y la metafísica sin darnos cuenta de como empezábamos en algo... de cómo se nos consumían las horas a la luz de unos marlboro 100's.

Me partía el alma cuando sufría, más cuando era por mi causa. Un domingo, estando él de guardia en el hospital, tuvo que atender un accidente que en lo personal me conmovió hasta que lloré junto a él: viajaban en un auto una muchacha de 26 años con sus padres y una tía, chocaron con un conductor ebrio y cuando llegaron al hospital, la chica falleció en sus brazos y él tuvo que dejarla ahí para atender a la madre, que lo veía con un ojo que sobresalía entre sangre y vómito... la mujer se casaba el jueves siguiente... una paciente que murió en sus brazos a cinco días de su boda, una desconocida que provocó su llanto cuando pudo alejarse.

Estaba tan orgullosa de él... De su desempeño, de que era el ángel que había salvado miles de vidas aunque nadie se lo reconociera, me costaba un trabajo enorme no estallar en llanto cuando sentía que se me derrumbaba en los brazos porque no podía hacer algo por una persona. Cada mañana despertaba con su saludo, con un 'señorita hermosa, ya despertó? Anda amor, es tarde' 'Oiga maestra, ¿sabe que la amo con toda mi alma? Cuídateme mucho mamacita hermosa, miles de besos alma mía'... Todos los putos días, antes de abrir los malditos ojos escuchaba un suspiro, una caricia, un te amo de esa voz que me derretía, una canción robada de su chingada paciencia, ese endemoniado latido que jamás en mi perra vida voy a volver a sentir.

'Jorge Fellman Santillán, júrame que jamás vas a dejarme''Como crees mamacita, estoy loco pero no pendejo'... Y el doctor Fellman se deshacía en planes, en la vida que tendríamos, en su princesa cashetoncita que lo vería con los ojos de regalito de su mamá, en los cabrones hijos de la pinche vieja que le dirían apá... De que la manada Fellman me iba a hacer ver mi suerte, que saldrían como él, cabrones, que iba a necesitar toda mi dulzura y nobleza para aguantarlos a todos juntos. Claro, si es que no los donaba a la ciencia o algo así 'mira puto, ésto es un Baldor... en dos meses regreso, si lo estás leyendo vuelves a la casa, si te hiciste un pinche nido con él te vas a la verga con tu abuela'.

Treinta y siete años, resignado a estar solo. Cuando caíamos en cuenta de la diferencia de edades, en esos diez años que me llevaba a mi me daba ternura y él me prometía durarme muchos muchos años más, que caminaríamos bien pinches viejitos agarrados de la mano no por amor, si no por no caernos a la chingada de todo lo anciano que iba a ser a mi lado. Se reía cada vez que yo me ponía dramática por estar cerca de cumplir 28 años y me decía que para él siempre tendría 27 y que si me portaba bien podía hacer el enorme esfuerzo mental de recordarme de 25 años como cuando me conoció... Teníamos todo en común pero también éramos distintos en nuestros puntos fuertes, veíamos el mundo de una manera diferente y concluyó que a pesar de partirme siempre la madre, el mío era de color rosa, así que si siempre se hizo lo que él quiso, ahora se encargaría de que se hiciera mi gusto...

No quiero que mi niña vuelva a tener un problema
Jamás volverás a estar sola
Los que quieran echarte encima amor
Nomas que ahora para eso tienes vato
Y si me carga la verga dejarte todo resuelto
Si tan solo con escucharte se siluyen mis problemas...
Los que siempre has resuelto
Nunca mas mientras yo viva

Y dejaste de vivir...

Las veces que me hacía emputar eran épicas... Reconocía un cambio de respiración, un silencio, una frase... Y valía verga, me bloqueaba y no encontraba la manera de hacerme sonreír, de que le dijera que pasaba. Llegué a mandarlo a la verga, a hacerlo encabronar... Era territorial como la chingada, discutíamos pero siempre aprendíamos algo. Había mucho amor, mucha fortaleza de carácter pero también encontrábamos el punto medio de todo, hallábamos nuestro cinco y continuábamos.

Nunca alguna de mis ideas le pareció descabellada, loca o tonta. Sus 152 puntos de iq le permitían seguir mi razonamiento al revés y al derecho, pero siempre me las arreglaba para sorprenderlo. Ya fuera un sonido o una frase, un suspiro o una carcajada, se maravillaba de que los tiempos nos hubieran permitido coincidir y amarnos así. Yo, su maestra rural, su chamaca cachetona. Él, mi doctor, mi chamaco cabrón. Estaba tan orgulloso de mí como yo de él, aprendimos, amamos, vivimos... Aprendí tanto con él, directa e indirectamente. Tengo tantísimas anécdotas que son sólo mías, que me voy a quedar con ellas con todo el puto egoísmo del mundo, valiéndome verga si lo merezco o no. El cielo sabe cuánto te extraño, Jorge...

La última vez lloramos su cansancio y lo impactante del caso que atendió, me pidió una vez más que compartiera su vida de manera legal, porque si algo llegaba a pasarle yo no pasaría de ser la mujer a la que había amado con toda su alma, la chamaca con la que descubrió que era capaz de amar y ser correspondido. Haríamos una y mil maravillas, continuaríamos una historia...

El viernes 17 de junio no fue su voz la que me despertó a las 6am... Traté de estar tranquila hasta que me enteré que el avión había reportado una falla mecánica y dado media vuelta... 'perdieron comunicación'... sentí que me moría... estallé en llanto, mantuve la fé, pedí ayuda... jamás en mi vida lo había hecho pero no me importó y busqué el apoyo de las personas que me han hecho fuerte muchas veces. Y lloré por él, por que quien lo estuviera buscando tuviera la misma entrega que Jorge, pero mi razón me daba destellos de ese hombre al que tanto amaba, me dejaba verlo en medio del mar, a mitad de la puta nada, con esa cara que se me grabó en el alma bañada en llanto, impotente por a pesar de todas nuestras promesas iba a dejarme sola, de que en esta ocasión no la libraría... como la libró del accidente en ambulancia en el df donde sólo se fracturó un dedo, de como brincó como gato y el balazo dirigido a quitarle la vida solamente le desmadró una 'arteria pedorra'.

Murió en el mar, calcinado, desmembrado... Se fue lleno de amor, sabiendo que su niña lo amaba. Y sé que asi fue, que Jorge Fellman Santillán murió con el alma hasta la puta madre de amor. Mis lágrimas no sirven de nada, todo lo que pude llorar en su muerte sé que es por el pinche terror y la impotencia, por la culpa de que tal vez no le amé todo lo que merecía.

Ustedes saben como supliqué, como sufrí por tener algo. Certeza de su muerte, una tumba, algo para cerrar mi ciclo y que mi espíritu encontrara un poquito de paz. No es justo, no era justo que cada día llorara con la incertidumbre, que me parara en la puerta de mi casa y viera el inmenso mundo que ya no vería de su mano, que no volvería a sentir ese suspiro tan suyo, ese ruidito que hacía al reír, ese sonido que era tan mío... que su voz jamás imitaría el chiqueo de la mía, maldita sea, que el pinche cielo que yo estaba viendo el nunca tendría que voltear hacia arriba para verlo...

Gracias a los que me ayudaron, a los que me preguntaban cada día como estaba y me daban ánimos para seguir. A los que no tenían palabras para decirme pero que estaban aquí cuando lloraba y cuando tenía ganas de reír. A los que se la comieron completita conmigo, lo que vino después y lo que ya no quiero ver llegar. Todos los que compartieron mi impotencia pero dejaron ese asunto en mis manos, a esos dos que mis súplicas hicieron llorar. Jamás tendré palabras suficientes para demostrarles mi agradecimiento, pero ustedes saben que cada vez que quise llorar hasta morirme siempre su cariño me mantuvo de pie.

Ahora no me importa el no tener un chalet paradisiaco en Barcelona, la vida resuelta, el deleite de la existencia en sus brazos, hasta haría un nudo con todo mi pinche amor por tal de que me dijera 'mamacita perdón, fue un error muy cabrón pero ¡mira! estoy vivo... lejos de ti, pero con vida'.

Es algo que jamás tendré.

Que Dios te acompañe, Jorge Fellman Santillán.

Pinchesvacaciones


¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos.

Haciendo un pequeño recuento existencial de mis vacaciones puedo decir que fueron muy chingonas en aspectos generales, dejando de fuera el gran asunto de aquel diez y seis de junio que de verdad quiero escribir pero aún no puedo.

Después de tramar quinientos mil planes, éste verano se basó en los ases que salieron bajo mi manga o bajo faldas ajenas: en lugar de despegarme del suelo estuve más arraigada que nunca a los míos, tan feliz como me fue posible pero si mucho muy contenta.

A veces había casi complots para sacarme de mi casa, un día me di cuenta que tenía una semana sin poner un pie afuera y pues ni pedo, he andado arrastrando la vil cobija pero jamás como a fines de junio... y principios y mediados y finales de julio :p... En fin. El plan inicial sin el plan original era largarnos 3jainas y dosnoniñasperotampoconiños a Mulegé, en baja california sur, una semanita y de retache para el descanso del receso escolar. Pero vergas, que las monitas no teníamos lana y pa'cabarla de chingar la de sus orejas grandes trabajaría y no podría ir y pos la otra mona dijo que ella no iba si no ibamos todas y pos los otros se agüitaron y no me querían llevar pero hice mi drama acá chido de 'si no me llevas no te hablo' y tarán, me les pegué :3.

Pues que llega el compa por mi a las 6am, nos aventamos casi 14 horas para llegar al único hotel decente que nos recibió pq eran las fiestas de la riata creo y pues en vacaciones menos putos lugares pero es lo verga, llegamos al cuarto con un puto calor sofocante, me estaba reputa ahogando como pinchepescao fuera del agua pero no hay pedo, sacaron unas cuántas cheves y pos nada, nos jeteamos muy chido. Al día siguiente a desayunar unos putos fish tacos que igual tragamos acá pero bueno, el chiste que de ahí nos fuimos a la misión de no sé que pitos y me les andaba muriendo a la chingada por la presión y el calor y la neta no sé pq nunca me había descompuesto pero vale madre, primero tomo la foto y luego me muero:



De ahí nos largamos alas playitas, a meternos todo el puto día a pistear en el mar... En lo personal así bien nena y mariconamente casi me metieron arrastrando, traía yo broncas viejas y nuevas bien perras con el mar y la neta no me quería meter pa ni vergas, pero me llevaron de la manitas hasta así bien pinche lejos y pos ya ni llorar me quedaba:




Algún puto día pq la neta ni me acuerdo bien del orden de las cosas pero los hijos de la riata me convencieron de treparme a una lancha y osea no pinches mames culeros nada se me perdió en el mar -bueno si pero esa no es la idea- así que no quería y no quería pero pues dicen por ahí que el que paga elige la melodía así que yo me chingué y bien bonito y pos ni pedo dijo el tapado:





Después de movernos en esa putada del chingado infierno donde dicho sea de paso estaba yo tendida casi en el piso abrazando mis rodillas y pisteandomil para olvidarme de todo el movimiento y pendejada y media entonces llegamos a tragarnos las almejas que el señor sacó que neta no lo vuelvo hacer pq no mames esas mierdas estaban vivitas y yo tragando y ascouuuuuuuu a la mierda pero bueno llegamos a un lugarcito todo chido:




Esa madre tenía el suelo lleno de conchas y caracoles y cincuenta puntos de chingoneidad a quien encuentre el limón :P.



Después llegamos a un pueblito coquetón cuasioasis que fue donde nació Pipapá! Casi lloré cuando pude ver el chingado pueblo, no manches, la emoción de saber que de joven mi Padre había caminado por esas calles, conocido a los señores mayores que veía... que yo provenía en cierta parte de ahí... de no haber ido con éstos pendejos me cae que hubiera llorado. No sé, haberlo perdido hace tantos años y reencontrarme con él en un plano atemporal fue muy chingón...




Pero en fin han de disculpar ustedes que mi celular no sea así bien pinche avanzado pero la neta amé estas fotos y no quería dejar de documentar éste pedacito tan chingón de mis vacaciones... Ah y como si no hubiera bastado! Mi masquerida amiga aka PatitoGrillo Hermana de sus Orejas Grandes me invitó cuasiobligó a ir a ver a Fernando Delgadillo a un baresucho raro de aquí pero oh por dios!! Tantos recuerdos y anhelos que me trajo el verlo a menos de diez metros, osea me pisó mi patita y me tocó el hombro cuando pasó a cantar... wow lo amé... canté y estuve a punto de soltarme llorando...



Se me partió el alma y en ese momento tomé conciencia de lo hermoso que es el mundo, de lo maravillosa de mi vida y de lo afortunada que soy.

Los extraño mucho, leerlos, pendejearlos, estar al pendiente de ustedes y de perdida pasar a dejarles un beso y un abrazo. Voy a darme tiempo para eso y para mucho más, oraverán :D.

Ps. Diana no puedo comentar en tu blog :'(

Maldita sea. Ya no quiero escribir.

Dios

¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos.

A mis tiernos y mamaseables 27 añitos cuasiveintiocho pues, culeros, dejen de recordarme que envejezco a pasos agigantados y se me cae el cabello pintado de blanco y las tetas las voy a traer en las rodillas y me van a salir juanitos en las patas y artritis en los dedos y mis articulaciones están mal articuladas y ya no se me para el pito y yaaaaaaaaa putos estuvieran tan pinches jóvenes ustedes!!! Pendejos.

Ash.

Pero bueno, en cierto aspecto he notado que varias conversaciones giran en torno al sexo opuesto -osea en los heterosexuales en su caso, pinchis jotos- que si las parejas, con quien vas a compartir tu pinche vida de mierda con la cual no puedes ni tu solo, que si las cualidades que debe tener a quien le entreges tu virginidad -de perdida la anal o de las orejas o de los pinches poros de la nariz, algo deben tener virgen por el amor de dios- maldita sea me estoy desviando del tema y a veces hasta sexualmente pero eso nomás de dedos pa' fuera, sigo siendo riata lover. Y la neta me requetecaga! No mamar, tanto puto desmadre en el mundo mundial para que te quite el sueño y la razón un pinche ente protochaquetolikeyou que no sabe lo que quiere. ¿Que buscamos? ¿Felicidad? No entiendo la mecánica de 'yo quiero ser feliz entonces busco mi felicientosidad en tí' osea? ven como si están bien pendejos?

No mamen -bueno la neta si mamaran chido tuvieran otra idea de las cosas o mínimo un pito/vagina en la boca- ¿como se les ocurre depositar toda su felicidad y esperanza en algo que no saben si será para siempre? ¿porque no mejor empezar a dejar todo en mi siempre -misiempre soy yo no el de ustedes, putos-? Se tiene la esperanza y fe ciega en algo que es total y completamente ajeno a nosotros, pero al poner en otros todos nuestros puntos felices a nosotros no nos queda nada y cuando esa persona se va a la verga -o se la carga la verga #autogol- o se lleva esos puntitos sarampionezcos o en la huida se le caen, como sea valemos verga. Y nos quedamos solos. Y volvemos a buscar en otros esa poquita felicidad que alguna vez dejamos, y de a madre con las quejas...

Se me acaba de borrar un puto parrafote donde decía que toda mi vida encontré a quien responsabilizar de mi estado de ánimo así desde bien morrita, como soy a toda madre siempre había quien me quisiera y se compadeciera de mi, de mi sufrimiento, de mi corazón amedrentado... Desde que pipapá murió cree una especie de escudo, un pinche radar de pendejos emocionales como yo que pudieran satisfacer mi necesidad de atención y cariño. Sólo que no contaba con que crecería y los madrazos que me daría la vida jamás me preparaban para el siguiente... Pocas personas me enfrentan, hubo un tiempo donde creo que toqué fondo cuando lloraba por cualquier cosa, para que no me enfrentaran y no hacerme responsable de mis actos, donde me bañé de cobardía para dejar de tomar decisiones.

Y fue una etapa muy culera. La pinche ansiedad, la valeverguez vista desde fuera, el buscar a medio mundo para que me dijera que sentir para hacerme la fuerte pero a la verga no mames, fue bien pinche agotador no tener juicio propio, dejar que me apapacharan y delegar mi felicidad en unos cuantos. Si no soy feliz no es mi culpa pero si mi responsabilidad. Aquí nadie es culpable de nada, ni ustedes por pendejos.

Jorge Fellman me dijo alguna vez que era muy dada a acariciar perros sarnosos por pura pinche lástima, que no era bueno ni para el perro ni para mí: 'matar al sarnoso y sarnisan a la vieja, hasta que la niña aprenda a pensar en su manita antes que en el doggito'.

Pero Jorge Fellman es otra historia.

Maldita sea. Ya no quiero escribir.