Ir al contenido principal

Pescando recuerdos

¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos.

Creo que aprovechando mi emoes extraña y cierto correo con propuestas indecorosas, le pegué una revisada a un blog mas emoquelaputamadre que tengo por ahí guardado. Me encontré con muchas historias y pleitos existenciales que he sostenido conmigo y con el mundo, mis amores que pasaron y los que siguen vigentes.

Hoy que me encuentro así bien en un estado soinlove, estaba pensando endarle en la madre a algunas cosillas, pero mientras las revisaba se me hicieron chidos los momentos de mi vida que trajeron a esta cabecita loca. Les advierto entonces que decidí ponerlos por aquí, nos vale verga porque y si les digo que son cursis y mamada y media es pa que le pongan a la chingada o no etén ajerando, que son ustedes bien maricones.

Es la primera parte que el joven cuervo me permitió soñar... cuando el bosque del Destino fue encontrado dentro de...

Abrí los ojos al sentir el sol sobre mi rostro. Un calor intenso besaba mi cuerpo pero no me molestaba; el viento me abrazaba a cada segundo: jugaba con mi cabello, rozaba mis piernas y tocaba toda mi piel. Estaba sobre la hierba pero no sabía como llegué ahí, quise gritar mas mi asombro no me lo permitió; el cielo me tranquilizó por un momento hasta que vi los dos soles: uno grande y otro pequeño, que caminaban lento, como un campesino arreando a un borrico. Traté de orientarme, miré hacia los cuatro puntos cardinales y solo vi colores y destellos, además escuché una voz lejana… muy lejana.

Decidí caminar hacia el este, pues distinguí un árbol a lo lejos. Caminé atenta a los sonidos y a los colores. Curiosamente, cada vez que mi corazón se aceleraba el viento arreciaba; no era frío ni tibio, pero tranquilizaba mis sentidos. No sabía si hacía lo correcto, sólo me dejaba guiar por mis latidos. Todo era desconocido. Hermoso pero nuevo para mí. Encontré pocos bichos en el trayecto pero muchísimos árboles de menor tamaño que aquel que me atraía poderosamente. Había muchas flores y ningún sendero, eso me hizo avanzar lentamente. ¿Cómo eran? Ah, pues de muchas formas y texturas, era un concierto para la vista, el tacto y el olfato.


Llegué hasta el árbol que da frutos de colores. Tenía un poco de hambre así que tomé uno, total, al parecer he muerto… ¿Qué podría pasarme? Ese me gusta, tiene forma de tetraedro, pero cuando llegué junto a él ví que no era completamente recto sino ovalado, de color claro y con un aroma dulzón. Lo tomé con dificultad pues estaba en una rama alta… pero yo lo quería. Frotándolo contra mi pierna intenté quitarle el polvo pero fue innecesario, estaba completamente limpio, listo para ser ingerido. Toqué con mis labios su piel de seda, aspiré su perfume antes de hincarle el diente. Ácido y jugoso, sabía a la primera vez que me caí de una bicicleta… ¿Qué? No puede ser. Mordí nuevamente y me vi sobre el armatoste azul, frente a la casa de mi infancia, paseando torpemente por la calle. Extendí la mano para tocar a la niña que fui pero en ese instante la fruta se terminó y el espejismo desapareció.

No es cierto… no es cierto. Tomé otra fruta con forma de hexágono, lo que me hizo notar que estaba yéndome por las opciones que mi subconsciente creía más seguras, pues no me atrevía a tomar los otros frutos de formas y colores desconocidos. De color azul brillante y con bordes puntiagudos, olía a cítrico. Aspiré profundamente, sentí su rugosa textura sobre mi piel e hice mío su sabor agridulce. Sentí como me transporté a la piedra con forma de elefante sobre la que me sentaba cada receso en el preescolar, ese enorme elefante verde…

Estos frutos no saben a mi infancia, sino a recuerdos. Dejé la mitad del hexágono y caminé hacia un poco a mi izquierda para tomar uno sin forma y de varios colores. No me detuve a olerlo ni sentirlo, mis ansias de recordar superaban a mi curiosidad. Inmediatamente lo escupí: sabía a la primera vez que me partieron el corazón. Iba a tirarlo cuando descubrí que la cáscara no era comestible, así que la retiré un poco para comer de nuevo…. Ya no fue tan amargo.

Rodeé el árbol para probar otra cosa. A ver que tal éste, se ve bonito. ¡¡Rayos!! Se consumió entre llamas verde y violeta… ¡espera! Vi como ardió en mi mano y no me ha pasado nada… creo que si me morí, pero no sé como, cuándo o porqué… ¿Qué estoy haciendo aquí? ¡No importa! ¡Quiero ver, tocar y explorar! Tengo que recorrer éste paraíso. Pero cuando el sol más grande estuvo en el nadir, el valor me abandonó y decidí quedarme sobre una rama del árbol, donde mi corazón me dijo que estaría segura, que no estaría sola… que había alguien más aquí…

… un mundo te espera, tómalo como tuyo…


Pensé buscarle otro lugar y una oportunidad... Pero me encanta verme aquí y que puedas tu verlo conmigo, que sepas y entiendas un poco más de lo que fui y compartirlo así..

Comentarios

Champy ha dicho que…
Muchas veces me pregunto donde estará mi árbol?
Me soportará realmente?
Y si está esperando que yo lo siembre?

2046
Jolie ha dicho que…
buena idea eso de pescar los recuerdos atesorarlos y colgarlos un poco puestos al aire y a la vista...

habra quien no se permita eso y lo critique pero... no se puede evitar ser quien se es.

por cierto algunos recuerdos puede que apesten...
DIANA ha dicho que…
Tu parte emo transmite mucho de Ti...
me agrada cuando escribes de esa manera...bastante intenso!

besos!

Diana
MauVenom ha dicho que…
Hola mi corazona... aquí leyéndola como hace tiempo quería leerla.

Kiss, kiss, kiss.
♪ Petit M εїз♬ ha dicho que…
eres una pinchiemolovehistericabipolar wey!!!

yo creo que en vez de buenos....mmmm, no mejor no, mejor pongo los recuerdos buenos en el farol de la calle....y cada que pase por ahi tomar uno....

beso en la pepa!
Champy ha dicho que…
Como se verán 2 emas haciendo el 69? Y si se cuelgan de un farol rojo al mismo tiempo?
Mi farol es tornasol.

2046
Champy ha dicho que…
Oye....

Tengo ganas de que me pesquen tu no?

Así del pescuezo bien chido!

2046
la MaLquEridA ha dicho que…
¿Qué haces cuando tu cubeta de recuerdos ya está llena?...
Urielue ha dicho que…
Hasta me supo mejor la chela...salud!

Entradas populares de este blog

¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos. Ni siquiera la sintió llegar. Estaba sentado, encorvado sobre su bastón, haciendo una lista de sus penas y dolores mientras veía a un montón de pájaros junto a un letrero que rezaba “NO ALIMENTE A LOS ANIMALES”. Hasta eso llegamos. A un montón de aves maricas que no podían comer cualquier cosa que se atreviera a lanzarles. No sabía de dónde provenía tanto desprecio, si de él a ellas, ellas a él o todos contra el letrero. En eso pudo haber consumido su día, hasta que un pequeño jadeo lo sacó del sueño donde comandaba a un ejército de pichones para derrotar a un estúpido guardián de parque. Compañía. Era su banca del parque: bajo la jacaranda, frente a las bugambilias, lejos de los juegos. Y había alguien. Rezó para que se largara, para que no cruzara su mirada con la de él. Tenía que levantarse, pero las piernas no le responderían de inmediato y e…
¿No tienes nada que hacer? pues vete a descular hormigas: quiero dos montoncitos, a la derecha las cabecitas y a la izquierda los culitos.

Sinceramente, odio quejarme. Sentirme mártir o bruja emocionalmente. Hay distancia entre la basura que realmente soy y en la que aparento ser. Detesto que algo me pase y decírselo inmediatamente a alguien, digo.. que vas a hacer por mi? Mejor un poco más tranquilos y al estar contigo podamos platicarlo sin necesidad de preocupaciones, total, el trago amargo ya me lo chingué yo.

No entiendo las cosas que me importan y hay muchas que jamás conseguiré hacer. No voy a sentarme aquí/ahí/allí a platicarte del moretón que traigo en el muslo, que me caí de nuevo en la escalera y no puedo pisar bien. Pq no? Pues pq no ha salido al tema un "como estás", pq no es relevante si no pasó a mayores y no estoy de humor para contarte mis saltos ninjas en los escalones.

Tampoco te voy a decir lo que rezo cada noche, lo que siento al acostarme y pensar en el mu…